lunes, 15 de febrero de 2010

¿Por qué a los hombres les gusta disfrazarse de mujeres?



Anoche tuve la suerte o la desgracia según cómo o quién la mire de poder presenciar la cabalgata interminable del Carnaval. Fueron horas y horas en dónde la atracción principal fue la de observar los ríos de hombres y mujeres que una vez al año se disfrazan para lucirse o disfrutar de la fiesta. Me encanta la creatividad y originalidad de algunas/os, la desfachatez de otros, el atrevimiento y tristemente y aumentando cada año, me desagrada el gamberrismo, el beber hasta caerse y la consecuente pérdida de la esencia de la fiesta del Carnaval. Ya me llevé un fuerte golpe una vez por verme en medio de una pelea entre dos locos en uno de los mogollones. El pizco de ron que había tomado se me bajó hasta la planta de los pies y me fui para casita porque desde luego la diversión se había acabado…

En esta ventana que me permite asomarme al desfile de hombre y mujeres de todo estilo y color, me surge esta vez una pregunta

¿Por qué a los hombres les gusta vestirse de mujeres?

¿Les da morbo?, ¿se sienten más graciosos?¿ Les apetece ponerse en la piel de una mujer a ver lo qué se siente?

¿Será que no se les permite el resto del año mostrar una parte importante de ellos mismos, su femineidad?

Lo cierto es que la gran mayoría de chavales y adultos que participaban en el desfile se mostraban con atuendos femeninos: bailarinas, enfermeras, damas antiguas, personajes de cuentos (caperucita, Blancanieves, la Bella…), colegialas, etc.

En un primer momento, nos pueden resultar simpáticos dependiendo del disfraz elegido y de la gracia que tenga para llevarlo. Otros caen en lo chabacano y resulta tremendamente grosero. Siempre hay alguno que en medio del jaleo, la fiesta y el antifaz se siente con la libertad de poder expresar una parte de si mismo que en la vida diaria no pueden o no saben hacer.

Últimamente me viene también a la cabeza lo encasillados en cuestión de atuendos, que se encuentran los hombres bien por papel cultural, por machismo o por gustos. El hombre ha evolucionado poco o muy poco en el vestir. Mientras nosotras cada vez más podemos vestir según nos venga en gana (faldas, vestidos, pantalones cortos, largos, camisas… En cambio a ellos es raro verlos salir de los “pantalones”.

Me he puesto a indagar en el maravilloso Google a ver si encuentro algo sobre el tema y leo un artículo de un periódico argentino que habla de los crossdresser, hombres que se visten de mujer para conocer su sensibilidad femenina y divertirse. También me encuentro con un artículo que va más allá de la pregunta que me he hecho yo anteriormente.

¿Por qué resulta gracioso y atrevido que un hombre se disfrace de mujer y en cambio si es al revés no sucede lo mismo?

Quiero lanzar esto por aquí a ver qué opinamos nosotras, las mujeres, sobre estas cuestiones

¿Por qué los hombres se visten de mujeres?, ¿Por qué si es al revés no resulta gracioso?, ¿Nos gusta a las mujeres que se vistan así los hombres en algunos momentos?

6 comentarios:

Ico dijo...

yo practico el vestirme de hombre en carnavales porque me gusta.. aunque me gusta vestirme de hombre mayor y antiguo ( ya no tengo trajes de eso, alguien me presta uno?? desde pequeña lo hacía con ropa de mi padre.. A mi me gusta ver a los hombre y creo que en parte es por eso por lo que comentas porque los hombres en el vestir están más encorcetados que las mujeres y necesitan sentir o expresar su lado femenino.. nosotras a fin de cuentas llevamos años con los pantalones..

La Maga dijo...

Una hermosa casa habitada por bellas mujeres: sensibles, participativas y pensantes.

((Deseo lo mejor para la casa azul)).

Respondiendo al post: una mujer andrógina me resulta tremendamente atractiva. Es una estética transgresora sumamente seductora y misteriosa.

Besos azules como la noche...

Bur dijo...

Si, como Orlando que por transgredir, lo hizo hasta con la muerte.
besitos

jirafa dijo...

Yo creo que es porque el masculino es el género neutro, y así lo es también en su atuendo. El femenino es en cambio el género marcado, el diferente. Digamos que, hasta hace poco (y quizá también ahora), lo normal es ser hombre, lo normal es ser blanco, lo normal es ¿ser joven?, etc. Y cuando uno está metido en esa normalidad, es normal que desee salir, expresar lo que no puede, transgredir los límites de su uniforme.

Anónimo dijo...

Cuando un hombre se viste de mujer, las miradas femeninas no se atreven a relacionar el disfraz con la homosexualidad; sin embargo, las mujeres que optan al disfraz masculino, caen groseras porque evidencian una transgresión que estuvo tan callada, reprimida y tan impensable. Menos mal que han cambiado los tiempos.

Anónimo dijo...

Se ha creado la primera web/tienda online de moda para crossdressers/travestis/transformistas en España. Poco a poco vamos rompiendo los tabúes !!! la web es www.transboutique.net